lunes, 16 de enero de 2017

MI "DURUM" KEBAB DE POLLO

Hola! 
Hoy presento mi propia versión de un durum kebab. Algún experto en la materia se echará las manos a la cabeza, pero después de tomarlos en varios restaurantes turcos he hecho mi propia interpretación.
El durum kebab no se hace con pan de pita sino que se hace con pan tipo tortilla y presentado en forma de "wrap" o rollo.
Como podréis comprender no tengo el asador vertical en casa de donde sacar las láminas de distintas carnes que utilizan (cordero, pollo o ternera) jajajaja...pero me apaño con cortar el pollo en tiras finas.
Es ideal para cenar ya que se hace rápido y no es pesado.
Yo en vez de salsa de yogur normal la hago con la de "Ligeresa" por eso de cuidar un poco la línea después de los excesos navideños. Aunque estará más rico seguro con la clásica.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

1 pechuga de pollo
Unas hojas de lechuga
1 tomate
Un trocito de queso feta
Salsa de yogur (yo "Ligeresa" de Calvé)
Tortillas de trigo enrollables 

Para el adobo del pollo:
1 diente de ajo
4 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón dulce
Pimienta negra recién molida
Sal


Lo primero que vamos hacer es el adobo. 
Para ello mezclamos en un mortero un diente de ajo machacado, el aceite, el pimentón dulce, la pimienta negra y la sal. 
Después añadimos este adobo a la pechuga de pollo que habremos cortado previamente en tiras finas y las impregnamos bien. Las dejamos reposar media hora.
Lavamos las hojas de lechuga, las escurrimos, secamos y las cortamos en tiras. Lavamos el tomate y lo cortamos en lonchas finas. Hacemos lo mismo con el queso feta, en lonchas finas y después en trocitos.




Una vez que haya transcurrido el tiempo, freímos el pollo en el mismo aceite del adobo y una vez que esté hecho lo reservamos manteniéndolo caliente.
Tostamos las tortillas de trigo en una plancha. 
Ahora montamos el kebab.
Ponemos la tortilla sobre una superficie limpia. Ponemos lechuga, tomate, pollo, queso feta y salsa de yogur. La enrollamos con cuidado cuidando de cerrarla bien por abajo, haciendo una doblez, para que no se nos salga el relleno al comerlo. Un truco es poner un trozo de papel de aluminio al final, a su alrededor bien apretado.
Si os gustan los kebabs animaros a hacerlos en casa! Os gustarán!


jueves, 12 de enero de 2017

LANGOSTINOS AL HORNO

Sigo publicando recetas que hice estas navidades, ésta precisamente el día de Año Nuevo.
Son unos langostinos al horno. 
He visto varias formas de hacerlos por la red, pero la que os presento hoy es una receta de mi amiga Noelia. Cuando un día fuimos a comer a su casa, los langostinos nos encantaron y, por supuesto, le pedí la receta.
La verdad es que están buenísimos, se hacen muy rápido y no manchan nada la cocina.
Son ideales para un primer plato sin complicarnos la vida.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

800 gr. de langostinos frescos o descongelados
200 ml. de aceite
25 ml. de vino blanco
Un chorrito de vinagre
2 limones (solamente el zumo)
2 dientes de ajo
Sal


Se lavan los langostinos. Los secamos con papel de cocina un poco.
Se prepara la fuente del horno. En la base echamos un poco de sal, encima colocamos los langostinos y volverlos a salarlos por encima.

Preparamos la salsa en el vaso de la batidora. Echamos el aceite, el vino blanco, el vinagre, el zumo de limón y los dientes de ajo. Batimos y nos quedará como una mayonesa líquida.
La vertemos por encima de los langostinos.

Introducimos la bandeja en el horno, precalentado previamente, a 200ºC durante 15 minutos aproximadamente, dependiendo del tamaño. Los míos eran medianos.

NOTA:
Esta vez creo que eché demasiado zumo de limón. Eran bastante grandes. Para la próxima echaré el zumo de uno solo. Aunque esto va por gustos. A mi marido le pareció que estaban estupendos!

Habéis visto? Más fácil imposible.

lunes, 9 de enero de 2017

TRONCO DE SAN SILVESTRE

Mi primera publicación de este año que comenzamos es enseñaros el postre que hice para la cena de Fin de Año. Es un Tronco de San Silvestre, o lo que se conoce también como Tronco de Navidad.
Aunque lo he subido un poco tarde, este tronco sirve para cualquier celebración durante  el resto del año.
Había hecho varios años este postre, pero nunca me llegaba a convencer del todo el resultado. O se me pegaba al paño húmedo la plancha del bizcocho, o se me rompía al enrollarlo, o me quedaba seco...
Esta vez por fin me salió!!!!
Una pega solamente: Lo podía haber decorado, pero no me dio tiempo. Pensaba ponerle unos champiñones de merengue, escribir Feliz Año 2017 con chocolate blanco o darle un poco de color utilizando fondant para hacer unas hojas de acebo... Incluso se me olvidó espolvorearlo con azúcar glas simulando la nieve. A la próxima lo presentaré más bonito. De todo se aprende.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

Para la plancha del bizcocho: (original de http://lacocinadefrabisa.lavozdegalicia.es/# )

4 huevos (separados en 4 yemas y 4 claras)
115 gr. de azúcar (90 gr. + 25 gr.)
1 cucharadita de vainilla en pasta
50 gr. de harina
50 gr. de Maizena
1 pizca de sal
Azúcar glas

Para el almíbar:

100 gr. de azúcar glas
1 vaso de agua
1/4 de vaso de Brandy

Para el relleno:

500 ml. de nata para montar
150 gr. de azúcar

Para la cobertura:

200 gr. de chocolate negro para postres
200 ml. de nata
50 gr. de mantequilla


Comenzamos haciendo la plancha del bizcocho
Precalentamos el horno a 175ºC con calor arriba y abajo.
Batimos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y con los 25 gr. de azúcar. Reservamos.
Por otro lado, batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen.
Añadimos los dos tipos de harina tamizadas e integramos bien con las yemas. Reservamos.
Volcamos la mitad de las claras ayudándonos de una lengua de silicona o espátula, con movimientos envolventes para evitar que se bajen. Una vez que estén bien integradas, hacemos lo mismo con el resto de las claras.
La masa resultante la volcamos sobre una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado. Para evitar que el papel se mueva antes de echarla, se ponen unos pequeños pegotes de mantequilla debajo del papel.
Hay que procurar que la masa quede bien extendida y por la totalidad de la bandeja. Para ello utilizamos una espátula.
Horneamos durante 10 o 12 minutos, más o menos, hasta que la superficie este un poco doradita.
Espolvoreamos con azúcar glas, y esa cara la ponemos sobre un paño ligeramente humedecido. Quitamos el papel del horno y volvemos a espolvorear azúcar glas. Lo enrollamos y lo dejamos enfriar completamente antes de rellenarlo. Con el azúcar glas evitaremos que se nos pegue al paño.

Ahora hacemos el almíbar con el que mojaremos la plancha del bizcocho.
Cogemos un cazo y ponemos el agua y el azúcar. Cuando hierva añadimos el brandy y que reduzca un poco. Dejamos enfriar.

Montamos la nata para el relleno. Para ello habremos introducido previamente el bol y las varillas en la nevera para que estén fríos. También la nata ha de estar bien fría.
Ponemos la nata en un bol y batimos con las varillas eléctricas. Cuando vaya cogiendo cuerpo vamos añadiendo el azúcar hasta que termine de montarse. Reservamos en la nevera.

Para hacer la cobertura calentamos la nata en un cazo y cuando esté a punto de hervir, retiramos del fuego y añadimos el chocolate negro troceado para que se vaya fundiendo. Removemos para que no se queden grumos. Cuando el chocolate se haya derretido por completo en la nata, vamos echando poco a poco trozos de mantequilla hasta que esté todo integrado. Reservamos a temperatura ambiente.

Ahora viene EL MONTAJE:
Desenrollamos con cuidado la plancha del bizcocho y la colocamos sobre un papel de horno.
Cortamos un poquito los bordes para que esté mas estético y rectangular.
Mojamos, con ayuda de un pincel de silicona, la plancha con el almíbar. Yo eché mucho menos del que hice pensando en no pasarme, pero la próxima vez echaré más.
Con la nata en una manga pastelera, vamos haciendo tiras de nata para cubrir el bizcocho. Así nos aseguraremos que nos quedará más uniforme la capa. Hay que dejar unos centímetros sin relleno al final de la plancha para cerrar mejor el tronco. Lo enrollamos presionando un poco con los dedos y con cuidado.
Cubrimos todo el tronco con la cobertura de chocolate y rayamos con un tenedor para imitar las vetas del tronco de un árbol.
Con ayuda de una espátula y con una mano pasamos el tronco a la bandeja de presentación. Metemos en la nevera un par de horas y ... ¡ Listo para disfrutarlo!!!!!





jueves, 22 de diciembre de 2016

ROLLITOS DE PAN DE MOLDE RELLENOS

Hoy os traigo un aperitivo que me ha fascinado. Tenia invitados en casa y buscando algún entrante que no fuera muy pesado y distinto a los que tenía preparados, me encontré con estos rollitos que sabía que iban a gustar. Y la verdad es que...triunfaron completamente!!!
Es ideal para prepararlo en estas celebraciones navideñas ya que es rico, fácil y rápido de hacer.
La receta es de la página www.lacocinadepedroyyolanda.com 
Animaros a hacerlo. Quedaréis como reyes.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

4 rebanadas de pan de molde sin corteza
Queso de untar (tipo Philadelphia)
Unas hojas de lechuga 
Unas pocas de aceitunas negras (la mitad de una lata pequeña, más o menos)
Rodajas de tomate muy finas
Lonchas de jamón cocido




En primer lugar, formamos un cuadrado con las 4 rebanadas de pan y estiramos con un rodillo. Según decía la receta, al pasar el rodillo las rebanadas se unirían. Mi experiencia fue que unos lados se unían pero otros no. Entonces probé a montar un poquito los lados de las rebanadas entre ellas y la verdad es que el resultado fue mejor. 
Aún así hay un pan de molde específico para hacer este tipo de rollitos, más largo, de la marca Bimbo. Lo había visto en alguna ocasión en algún supermercado pero esta vez no lo encontré.

Una vez que la base esté lista, untamos con el queso (yo eché una capa muy fina, para la próxima seré un poco más generosa).
Repartimos lechuga cortada en juliana encima.
Colocamos las rodajas de tomate.
Picamos las aceitunas negras y las echamos aleatoriamente.
Por último, colocamos las lonchas de jamón cocido.

Enrollamos  el pan de molde con cuidado para evitar que se rompa. Quedará como un cilindro. Prensamos bien y lo envolvemos en papel film. Metemos en la nevera como mínimo durante 2 horas.
Finalmente, cortamos el rollo en rodajas  y le retiramos el film a cada una de ellas.
Colocamos sobre un plato o una bandeja. Si las rodajas las cortamos un poco más anchas, podemos pinchar con unos palillos decorativos, que hoy en día se pueden encontrar en muchos sitios.
A disfrutarlos!!!!

NOTA
Los rollitos no han salido del todo bien pero perfeccionaré la forma.
La foto y la presentación no es de las mejores, pero todos querían probarlo y le hice la foto como pude, jejejeje... 

viernes, 11 de noviembre de 2016

FIDEOS A LA CAZUELA CON COSTILLA DE CERDO Y SALCHICHAS FRESCAS

Tenía ganas de hacer esta receta desde hace tiempo. Al venir el otoño apetece cocinar y comer este tipo de platos más contundentes.
Los fideos a la cazuela es una receta tradicional de la gastronomía catalana y he hecho mi propia versión, después de consultar varias que tenía. 
Nos ha gustado mucho y, por lo tanto, ya va a formar parte de mi recetario habitual.
La receta propiamente dicha lleva salchichas frescas de cerdo, pero como yo tenía en la nevera unas de pavo y pollo las aproveché.
Los ingredientes son económicos y es muy facilita de hacer. Os animáis?
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

400 gr. de costilla de cerdo troceada
400 gr. de salchichas frescas de cerdo
1 cebolla mediana
1/2 pimiento rojo
1/2 pimiento verde
4 tomates pera maduros
1/2 vaso de vino blanco
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal 
Pimienta negra recién molida
1 litro de caldo de pollo o de carne
1 sobre de azafrán 
350 gr de fideos gordos (yo usé fideos perla)



En primer lugar, ponemos al fuego una cazuela con 3 o 4 cucharadas de aceite. Doramos la costilla de cerdo troceada y la sacamos. Hacemos lo mismo con las salchichas cortadas en tacos y las juntamos con la costilla para utilizar posteriormente. Reservamos.
Aprovechamos este aceite para hacer el sofrito, colándolo. Si en la cazuela se han quedado restos de dorar la carne la lavamos, la secamos y vertemos el aceite (si vemos que hace falta un poco más se lo echamos).

Par hacer el sofrito calentamos la cazuela a fuego medio. Sofreímos la cebolla picada sobre unos 3 o 4 minutos. Añadimos los dos tipos de pimiento y dejamos rehogar otros 3 minutos. Y, por último, añadimos el tomate pelado, sin semillas y picado y dejamos hacer a fuego lento durante 15 minutos, más o menos, removiendo de vez en cuando. Salpimentamos.

Una vez transcurrido el tiempo echamos la costilla y añadimos un vaso y medio de caldo y dejamos hacer 10 minutos para que se ponga un poco tierna.
Después añadimos las salchichas y los fideos. Les damos unas vueltas para que se empapen del sabor del sofrito. Subimos el fuego y removemos todo. Echamos el caldo restante y el azafrán. Rectificamos de sal. Un vez que hierva bajamos el fuego y dejamos hacer a fuego lento con la cazuela tapada el tiempo indicado por el fabricante de la pasta, meneando la cazuela de vez en cuando.
Apartamos y dejamos reposar un rato.



Y ahora toca disfrutarlos! Espero que os haya gustado.

lunes, 31 de octubre de 2016

GALLETAS DE HALLOWEEN O SAMAÍN

Hola! Aquí os traigo mi receta de este año de Samaín (o de Halloween, como lo conoce todo el mundo).
He elegido seguir la receta de las galletas de Frankenstein del blog de Kanela y Limón . Además, al tener algunos moldes de calabaza y fantasma, los he utilizado también.
La receta es fantástica. Las galletas salen riquísimas. Yo le he añadido un poquito de vainilla en pasta porque me gusta el sabor que da.
He disfrutado un montón haciéndolas porque las he hecho con mi hija y nos hemos divertido muchísimo. Y hay madera de repostera en ella... ehhh!
Es una receta ideal para hacer con niños.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

Para las galletas:

250 gr. de harina
90 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
1 huevo mediano (también a temperatura ambiente)
100 gr de azúcar glas
5 gr. de levadura química (Royal)
Una pizca de sal
1/ cucharadita de café de vainilla en pasta

Para decorarlas:

Chocolate negro para fundir
Fideos de chocolate
Lacasitos pequeños



La masa:
Para hacer la masa ponemos en un bol la mantequilla con el azúcar y vamos mezclando, añadimos el huevo, la vainilla en pasta, y seguimos. Por último, vamos incorporando la harina y la levadura tamizadas, además de la sal.
No hay que amasar, sólo integrar los ingredientes hasta formar una bola.
La envolvemos en un film y la metemos en la nevera un par de horas, más o menos.

Transcurrido el tiempo cortamos en dos la masa. Una de las partes la dejamos en la nevera y otra la estiramos entre dos papeles de horno. La dejaremos fina, entre 4 y 6 mm.  Vamos haciendo las galletas con los cortadores y poniendo en la bandeja del horno forrada con papel sulfurizado o con silpat.
Metemos en el horno, previamente precalentado, a 160 grados durante 12-15 minutos o hasta que tengan los bordes un ligero tono dorado.
Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla antes de decorarlas.

NOTA:  Mientras se va horneando una tanda, dejamos masa estirada para que esté siempre fría e ir cortando las galletas y no se deformen.
También aprovechamos los recortes que queden haciendo una bola, estirando la y metiendo en la nevera para formar más galletas y aprovechar toda la masa.

Decoración:
Fundimos chocolate al baño maría.
Para hacer las galletas Frankenstein, mojamos un centímetro más o menos en el chocolate, dejamos escurrir un poco y lo pasamos por fideos de chocolate para hacer el pelo. Dejamos secar sobre una rejilla. Ponemos unos puntitos de chocolate en donde haremos los ojos y pegamos los Lacasitos.  Por último hacemos la boca, como si tuviera cicatrices .



A las de calabaza no le haremos pelo y seguiremos el mismo procedimiento anterior.
A las de fantasma solamente le pondremos los ojos sin Lacasitos y la boca asombrada. Las ponemos también en la rejilla para que se sequen.

Las galletas las metemos en una caja de lata y se conservarán perfectamente varios días.

Espero que os hayan gustado. Y ahora... a disfrutarlas!


lunes, 24 de octubre de 2016

CALABACINES RELLENOS DE VERDURAS

Hacía tiempo que quería hacer unos calabacines rellenos. Pero mucho, mucho, mucho... Desde que hice las berenjenas rellenas de carne (que me chiflan) quise probar con los calabacines. Pero con un relleno diferente. Unas simples verduras les dan a esta receta un 10!
Me he inspirado en una receta de Bruno Oteiza, aunque le he hecho unos poquitos cambios para darle mi toque personal.
El calabacín es una hortaliza baja en calorías pero con una buena cantidad de minerales, vitaminas y fibra, por lo que es bueno introducirla en nuestra dieta y esta forma de cocinarlas es ideal.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

3 calabacines
1 diente de ajo
1 cebolleta no muy grande
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
1 tomate grandecillo
30 gr. de harina
200 ml. de leche evaporada
1 loncha de queso Edam
Pimienta negra recién molida
Aceite de oliva virgen extra
Sal



En primer lugar, lavamos los calabacines, los secamos y los cortamos a la mitad (ya que los míos eran grandes) . Cada una de las partes las cortamos por el medio y nos procedemos a vaciarlos. Para ello utilizaremos un cuchillo y una cuchara sacabolas. Es muy importante vaciar con cuidado para no llegar a la piel. Yo suelo quitar la parte de las semillas que desecho. El resto lo voy poniendo en un bol para utilizar luego en el relleno.



Cocemos la parte exterior en una olla con agua y sal durante 5 minutos. Retiramos y enfriamos en un bol con agua fría. Despues los sacamos con cuidado y los ponemos en un plato con papel absorvente para que escurra toda el agua. Reservamos.

Ahora comenzamos con el sofrito. Picamos el ajo y la cebolleta. Pochamos a fuego medio en una cazuela con un fondo de aceite de oliva virgen extra. Picamos los dos tipos de pimiento, el tomate (al que habremos quitado las semillas) y la carne del calabacín picada. Dejamos que se cocine todo durante 20 minutos a fuego medio-bajo.

Una vez que haya transcurrido el tiempo, echamos la harina poco a poco sobre las verduras con ayuda de un colador. Mezclamos y vertemos la leche evaporada removiendo a la vez. Añadimos pimienta negra recién molida y dejamos que se cocine 10 minutos.

Rellenamos los calabacines y los vamos colocando en una fuente apta para el horno. 
Cortamos la loncha de queso Edam en tiras muy finas y colocamos trocitos encima.
Metemos en el horno a 200ºC(previamente precalentado) durante 10 minutos.



A disfrutar de este rico plato! Probarlos. Repetiréis seguro!!!!!!!